Durante más de 25 años la Fundación Proyecto de Vida ha beneficiados directamente a más de 5.000 niños, niñas, adolescentes y jóvenes y a más de 10.000 personas indirectamente. De estos, aproximadamente el 60% han sido mujeres y un 40% hombres.

Testimonios de Participantes

“Acá me gusta tocar la tambora. Me gusta venir por lo de (educación) física y por lo de artes. También he aprendido sobre las estructuras en artes. Que las mujeres, aun así sean delicadas, pueden ser muy fuertes. Yo quiero ser artista, me gusta mucho. En el colegio no me dan arte, aquí es un sueño tener arte”.

Sarai Dayanna (9 años) – Sede de Ciudad Bolívar.

 

“En la Fundación me gusta divertirme porque es una forma de expresarse, es algo importante. Por ejemplo, uno se divierte y se siente como libre, en otro mundo en donde uno puede moverse. En cambio, uno hace tareas y está quieto; aprende, pero es más chévere divertirse.

Laura (13 años) – Sede de Soacha

 

“Me gusta porque acá todos los profesores son chéveres y sus actividades también los paseos y el refrigerio. La Fundación Proyecto de Vida, el mismo nombre lo dice, nos ayuda a proyectar cada paso de nuestra vida y cada niño tiene una oportunidad para venir y aprender más de lo que sabe”.

Shardy (10 años) – Sede de Usaquén

 

“Me gusta venir porque aquí no nos quedamos quietos, en vez de quedarnos quietos nos movemos. He aprendido a respetar a los compañeros, a respetar el cuerpo de los compañeros. En artes me están enseñando qué es ser una arquitecta y cómo lo puedo hacer”.

Laura Sofía (7 años) – Sede de Ciudad Bolívar

 

La Fundación me ha enseñado a trazar mis metas, a cómo cumplirlas y a mantenerse como fuerte en ellas y a seguir hacía adelante, eso es lo primordial. Desde pequeño he tenido una meta y es cambiar el mundo, pero uno se pone a pensar en las múltiples cosas que hay para hacerlo y uno se da cuenta que lo más necesario es la educación y que con la educación, se puede cambiar cualquier cosa.

Wilmer Alexis (18 años) – Sede de Soacha

Reconocimiento de buen ciudadano

Compromiso Aflora con la rendición de cuentas

Premio Alejandro Ángel Escobar